«

»

Daño que ocasiona al ambiente

Las emisiones de las incineraciones que recaen sobre los seres humanos, no son consecuencia solamente de las inhalaciones directas de contaminantes de alta toxicidad, persistentes y bioacumulativos suspendidos en el aire. Hasta las emisiones más pequeñas de dichas sustancias en los ecosistemas locales, alcanzan niveles perjudiciales de manera crónica o aguda para el hombre y otras especies. Los productos de la combustión incompleta y metales emitidos por la quema de residuos, una vez dispersos en el aire, agua y suelo, se bioacumulan siendo selectivamente filtradas del medio ambiente por los tejidos de los seres vivos.

La bioacumulación de TCDD (Tetracloro dibenzodioxina) en los peces superan hasta 159,000 veces las concentraciones existentes en el entorno acuático en que habitan. Como resultado, un ser humano que consuma 250 gr. de dicho pescado, recibirá una dosis de TCDD equivalente a beber 38,000 litros de agua contaminada. También hay una importante acumulación de haluros de carbono, hidrocarburos, talatos, selenio entre otros que constituyen una amenaza para aquellas especies situadas en la cumbre de la cadena trófica del ecosistema acuático.

Los contaminantes emitidos por las emisiones de la incineración se depositan y son asimilados por los tejidos de las plantas de cultivo (las plantas asimilan el 10% de la concentración de dioxinas y furanos presente en el suelo). Para los contaminantes transportados por el aire, los mayores índices de exposición corresponden a aquellos cultivos en los que la parte comestible queda expuesta, aunque después de un buen lavado, una cantidad importante entre el 15 y 50 % permanece adherida.

Tras su administración en la dieta o la ingestión de suelos contaminados, el ganado vacuno de leche y carne acumula niveles importantes de TCDD y otros compuestos. Las dioxinas y furanos se concentran en los tejidos grasos. La combustión es la única fuente de suficiente importancia y ubicuidad para ser responsable de los PCDD (Policlorados dibenzodioxina) y PCDF (Policlorados dibenzofuranos) existentes en el tejido adiposo humano, pudiendo permanecer intactos durante años en el medio ambiente, conservando toda su toxicidad.

Enlace permanente a este artículo: http://aulag.aulas.rimed.cu/2013/11/17/dano-que-ocasiona-al-ambiente/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *